CIANOFICEAS, LA NIÑA, BOLSONARO, CONTAMINACION Y REPRESAS

Actualidad Lic. Fernando J. Del Giudice 20 de noviembre de 2020
ciano


El fenómeno de la proliferación de las cianofíceas no es nuevo y ríos de tinta
han corrido describiendo estas algas que como cualquier organismo que explota
poblacionalmente suele degradar el propio entorno que le da soporte.
Sin embargo estas pequeñas son el resultado de una serie de procesos y
acontecimientos de carácter natural y artificial por modificaciones sustanciales en
distintos puntos de Latinoamérica y nuestro país. Ingredientes:
a) El alga propiamente dicha: es una planta celular de distribución universal. Se la
puede encontrar en agua salada, agua dulce, aguas frías, templadas, ávidas fijadoras
de nitrógeno N, buenas aliadas en cultivos de arroz además de excelentes fijadoras de
CO2 que controlan parte del calentamiento global como productoras primarias.
Prospera mejor en aguas de baja circulación como lagunas, estanques y cursos de
agua cerrados o tapados. No prospera en cursos de agua rápidos.
b) Nutrientes/Contaminación: Una especie no prospera si no tiene forma de
alimentarse en este caso nutrientes que la planta precisa y que le facilitamos con
fertilizantes, cloacales sin tratamiento, contaminación industrial, fábricas de alimentos
y frigoríficos, basurales ribereños y toda una batería de químicos que facilitan su
proliferación descontrolada provocando una “marea verde” homóloga a las conocidas
“mareas rojas”.
c) Climatología: El Niño Oscilación Sur (ENOS) que se alterna con La Niña fenómeno
natural que implica temperaturas oceánicas fluctuantes en el Pacífico ecuatorial que
causa variaciones en los patrones de lluvia, temperaturas superficiales y vientos que
afectan no solo a América sino a Africa y otros continentes, sea con lluvias torrenciales
o severas sequías, todo ello determinado por pequeñas variaciones de la temperatura
del agua oceánica en cercanías del ecuador.
En Argentina 2018/2019: El comienzo de 2019 se destacó por un evento de El
Niño de intensidad débil con temperaturas muy cambiantes, alternando períodos
anómalamente cálidos y fríos muy notorios. Durante finales de enero ocurrieron olas
de calor muy intensas, que afectaron principalmente a Cuyo. El verano también
tuvo períodos lluviosos y secos muy marcados. El noreste argentino registró excesos
de precipitaciones. Cuyo, Patagonia y el sudoeste bonaerense tuvieron un verano con
muy pocas lluvias.
Y.. en Brasil? Las predicciones 2018/2019 (Según Nichols):
“Algo de lluvia es posible desde los estados brasileños de Maranhao a Rio Grande Do
Norte, Pernambuco, Alagoas y Sergipe a principios de la temporada, pero a medida
que la alta presión sobre el Océano Atlántico se flexiona hacia el oeste más adelante
en la temporada, las lluvias serán menos frecuentes, La sequía puede desarrollarse en
estas áreas a medida que avanza la temporada. Esto incluye las ciudades de Río de
Janeiro, Brasilia y Salvador, Brasil. También se puede esperar un verano más seco de
lo normal en gran parte del norte de Brasil y los países limítrofes. Faltarán lluvias
desde Colombia hasta la Guayana Francesa y el centro-norte de Brasil, lo que
provocará un desarrollo o empeorará las condiciones de sequía”
d) Forestación o su peor cara la deforestación: La deforestación en la selva amazónica
de Brasil entre agosto de 2018 y julio de 2019 fue de 9.762 kilómetros, un aumento de
un 29,5% con respecto al mismo periodo del año anterior. La pérdida de vegetación es
la más alta registrada desde 2008, año en que superó los 12.000 kilómetros
cuadrados.
Bolsonaro el patético presidente brasileño culpa a países como Francia,
Bélgica, Reino Unido, Italia y otros países europeos de la “extracción ilegal de madera
amazónica” como si fuera tan sencillo sacar toneladas de madera. En realidad autorizo
bajo cuerda esas extracciones. Paradójicamente Francia fue la sede del Convenio del
Cambio Climático de París.
Considerado como uno de los países con más recursos hídricos del mundo,
Brasil empieza a sentir en su territorio los efectos del cambio climático, con severas
sequías en algunas regiones del país que han puesto en evidencia graves problemas
que podrían surgir en un futuro. El mito del Brasil hídrico se va secando poco a poco.
En 2017, el volumen de agua del pantano de Castanhao, que abastece
Fortaleza llegó al 5% de su capacidad total. El reservatorio está en los márgenes del
río Jaguaribe, que suministra el 73% del agua principalmente para la irrigación,
ciudades, pecuaria y para centrales termoeléctricas.
Ya se sabe que la abundancia de agua en Brasil es un mito, dijeron los autores del
informe, y añadieron que ahora se necesita medir la escasez e inventar un sistema
para administrarla de forma más eficaz.
Y por casa como andamos?
El 80% de la deforestación se concentra en cuatro provincias del norte:
Santiago del Estero, Salta, Formosa y Chaco. Las principales causas son el avance de
la frontera agropecuaria (soja transgénica y ganadería intensiva) y los incendios.
e) Represas: El Paraná nace por la confluencia de los ríos Grande y Paranaíba. Sobre
el Grande, los brasileños construyeron Agua Vermelha, Marimbondo, Porto Colombia,
Volta Grande, Jaguará, Estreito, Peixoto, Furnas, Itutinga y Camargos y sobre el
Paranaíba, a su vez, se encuentran los diques de San Simao, Cachoeira Dourada,
Itumbiara y Embarcacao. Brasil, el principal socio del Mercosur, ya tiene 46 represas
funcionando dentro de su territorio, emplazadas sobre el Paraná -donde nace el río
que aguas abajo pasa a ser Condómino con la Argentina y Paraguay- y también sobre
varios de sus principales afluentes. El 85% de la energía que consumen las empresas
y la población brasileña, está generado por fuentes hidráulicas, ubicadas en su
mayoría en la alta cuenca del río Paraná.
Y en Argentina? La binacional Yacyretá que junto con Paraguay construyó el
conocido el monumento a la corrupción. En el río Uruguay tenemos la represa
binacional de Salto Grande
f) Hasta aquí solamente identificamos algunos actores: ahora veremos porqué está
ocurriendo este fenómeno que como dije al principio es natural pero hoy exacerbado
por la sinergia entre todos estos elementos que parecen divorciados comienzan a
tener entidad asociativa. Empecemos…
1) Los brasileños vienen desarrollando una agresiva política de aprovechar al
máximo “sus” ríos y arroyos que embalsados, aprovechan para la generación eléctrica.
La sequía les impone represar toda el agua que pueden para generación y riego por
eso no hay agua en el Paraná, asociado a esto el efecto La Niña cobra fuerza en la
región y esto acentúa la bajante histórica del río Paraná a un nivel que no se
registraba desde 1905. La falta de lluvias y temperaturas más elevadas, provocarán
que la tendencia se mantenga en principio hasta enero de 2021. En la ciudad de
Corrientes, el río está un 50% por debajo del límite histórico inferior, y en el caso de
San Nicolás, el nivel se sitúa en un 75% por debajo de dicha marca.
2) La sequía potenciada por las altas tasas de deforestación en Brasil,
Colombia y Argentina le dieron el golpe de gracia a la evapotranspiración que en otro
momento proveían de agua a la atmósfera ha disminuido en forma ostensible
conforme desaparecen la cobertura forestal, por tanto menos nubes y menos lluvias.
3) La contaminación que no ha cesado de verterse en los ríos. A pesar de la
baja en la productividad industrial por la pandemia, la agricultura y los cloacales
siguieron aportando contaminantes orgánicos que le dieron a las cianobacterias los
nutrientes necesarios para reproducirse en los nuevos espejos de agua que antes era
una fuerte corriente. Hay menos agua pero en términos relativos más contaminantes
por volumen de líquido y la lentitud del río en su recorrido hacia el mar facilita estas
floraciones. Paradójicamente se han dado situaciones de corrientes provenientes de la
desembocadura hacia la alta cuenca que nunca antes ocurrieron por la dominancia del
escurrimiento del Paraná hacia el mar, tengamos en cuenta que el río de la Plata
eroga 30.000 m3/segundo o sea treinta mil toneladas de agua por segundo!!! Hoy en
valores ínfimos pero este menor caudal generó esta insólita situación a la altura de
Zárate y más al norte, evento poco difundido pero llamativo. En el caso del espejo de
agua de Salto Grande, la localidad uruguaya de Salto hace tiempo viene padeciendo
este fenómeno de floraciones algales, de allí que se la cite como los que usan carbón
activado como forma de filtrar sus aguas de consumo. AySA por su lado está
recibiendo reclamos por mal sabor y olor del agua de red e incluso la embotellada.
Como siempre la empresa da respuestas neutras.
4) Conclusión Este fenómeno natural de las floraciones algales se ha
exacerbado por la sinergia de todos estos factores en un mismo momento y en un
mismo área. La histórica displicencia de los organismos en el control de la
contaminación, en el uso excesivo de fertilizantes, en el mal uso del agua o la
apropiación ilegal de ésta ponen a estas algas en el cuadro de los responsables de lo
que nos ocurre, cuando somos nosotros los principales responsables de esta película
y ahora nos espantamos por los efectos deletéreos de estos organismos con una
historia de varios millones de años más que nosotros. Como dice el dicho “el que
siembra tormentas, cosecha tempestades”, pues bien hemos hecho todo lo posible
para que esta situación nos explote en la soberbia e indiferencia a lo que nos rodea.
Los organismos públicos lo único que han atinado a hacer es prohibir esto o lo
otro y alertarnos sobre los peligros de esta situación, pero que hasta el momento no
han hecho NADA para mejorar las condiciones ambientales que hubieran evitado
buena parte de este problema. Las islas carecen en un 100% de agua potable y
cloacales por red. Sólo se ocupan de nosotros como parte del decorado del delta
turístico pero salvo algunas mejoras en materia de salud, educación y algo en
producción, el resto que hace a nuestra calidad de vida ha permanecido sin variantes
desde que la primera persona se afincó en el delta. Funcionarios con responsabilidad
concreta en el delta solo atinan a balbuceos con frases vacilantes e incoherentes de
las que nada en limpio se puede sacar. Así las cosas los isleños debemos afrontar el
embate y ser autosuficientes y buscar nuestras propias soluciones en las que más de
uno ha trabajado para ello.
Por suerte estas pequeñas nos están dando una erosiva lección a nuestro
autista lustre de ser “los mejores del universo”, hechos supuestamente “a semejanza
de… “ y lo único que hemos demostrado es nuestra primitiva y constante estupidez.
Lic. Fernando J. Del Giudice
Ecólogo (UNLP – FCNyM)

Te puede interesar

¿No hay espacio para la Ley de Humedales?

Pese a el recorte del dictamen de la ley de Humedales en la comisión de ambiente, el gobierno no considera en la agenda de extensión del periodo legislativo el tratamiento de este proyecto vital para nuestro medio ambiente.

fernandes

Leyes chicas, daños grandes

Leyes que no salen, renuncias que preocupan, interrogantes sobre lo que vendrá. lo que somos y lo que podemos ser esta en disputa.

nota23